Seleccionar página

Aprovechamos el temporal para subir el barco, limpiar bien la obra viva y pintarla (patente International). El motor como un reloj. Dentro quedó impecable.

De nuevo en el agua, mañana izaremos de nuevo velas hacia nuevos rumbos. A ver si se porta el anticiclón de los Açores y nos ayuda a disfrutar de los alisios.

A %d blogueros les gusta esto: